El naufragio

Como recoger los restos de un naufragio.

Como cuando sube la marea.
Todo moja, todo cala, las maderas se han podrido.

Las olas vinieron arrasando todo a su paso y derrumbaron todo lo que había construido.

El esfuerzo previo se vino abajo, y nosotros sólo podíamos remar en medio del temporal. Esfuerzo absurdo, tormenta que ahoga y destruye.

Las nubes rugían y causaron estragos. Nada quedó salvo un desorden vacío.

Y al final, entre troncos varados y ropa mojada, entre barcas hundidas y desesperación, el mar se hizo balsa y optó por retirarse.

Suaves las olas llegaban a la orilla, susurrando un principio.

Y yo recogí los restos.

Vi mi esfuerzo inútil reflejado entre aquella mugre.

Cogí los restos e hice una fogata que me calentase. Moví las piedras. Busqué madera seca, limpié la arena, me busqué un refugio.

Y no quedan restos y no queda desastre. No queda mar.

Y vuelvo a la calma y el tiempo me invita a que empiece, a que me quede sentado y cierre los ojos. Y descanse. Y respire. Y no haga nada más.

Y no luche, y no reme, y me quede sentado.

Sin más.

Comentarios

El contenido de este blog está protegido mediante licencia Creative Commons a no ser que se especifique lo contrario.

Licencia Creative Commons



Entradas populares de este blog

La tarara

La chica de cristal

La verdadera historia de Blancanieves

Enrededos en la lengua

Los predicadores