Intentarlo

Todas esas cosas que intentamos. Intentar me parece una palabra con un matiz agridulce, pues en ella se dejan ver todas las ganas, todo el esfuerzo, todo el empeño y el anhelo de la consecución de un deseo, y a la vez se manifiesta la incertidumbre de que todo ese esfuerzo, ese trabajo, se quede, en nada más que en eso, en un deseo insatisfecho, en energías destinadas en vano a una empresa que muy probablemente, no se alcanzará.


“Inténtalo mujer”, eso te dicen. No te dicen “ vamos, consíguelo, mujer”. Intentarlo no es más que la palabra que escoge nuestro miedo a fracasar cuando necesita dar un discurso. Intentarlo es asumir la posibilidad del fracaso, es la duda de nosotros mismos. Intentarlo es considerarnos incapaces, es un quiero pero ah!, quizás no. Por eso, parafraseando una conocida película norteamericana, yo te digo vamos, ve, sal ahí. Hazlo. O no lo hagas si no quieres. Pero no lo intentes. 

Comentarios

El contenido de este blog está protegido mediante licencia Creative Commons a no ser que se especifique lo contrario.

Licencia Creative Commons



Entradas populares de este blog

Enrededos en la lengua

Señora Presidenta

Gloria

La verdadera historia de Blancanieves

El naufragio