Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2013

Casi sin respirar.

La historia de mi vida cambió la noche de un jueves, mientras paseaba solo por las calles de una ciudad que parecía abandonada.

Eran las dos de la mañana, y después de todo el día encerrado entre las cuatro paredes de mi estudio enano decidí que me vendría bien despejarme si quería acabar la montaña de textos que tenía que entregar traducidos la semana siguiente. Cogí las llaves de casa y el abrigo y aún con la última frase que había traducido en la cabeza salí a dar lo que yo pensaba que iba a ser un corto paseo. Mi madre siempre decía que a esas horas no había nada bueno en las calles, que eran horas para los desamparados, y los que tenían que ocultar su vida entre las sombras, y que era nuestra obligación permitir que así fuera, permitir, que esas pobres criaturas, tal como decía ella, pudieran ver que todavía tenían un lugar en el mundo de los vivos, aunque fuera apartados y mientras los demás dormían…Cada uno tiene su sitio Juan, y es necesario que todos lo tengan. Creo que nunca…
El contenido de este blog está protegido mediante licencia Creative Commons a no ser que se especifique lo contrario.

Licencia Creative Commons