Imagina


Imagínate que un día vieras la felicidad en tu rostro, que la vieras lejana y perdida, presente en otro tiempo. Imagínate que un día pensases: ¿Qué es lo que ha cambiado? ¿Quién es esa persona que sonríe a lo lejos? ¿Quién es esa persona despreocupada, feliz, dueña de sí misma, serena?

Imagínate que vieras a la amabilidad, a la serenidad, a la alegría más pura, y les dieras la espalda, salieras huyendo despavorida. O peor, imagínate que quisieras tocarlas con la yema de los dedos, conformándote con un roce cuando en otro tiempo las aferrabas fuerte, y fueses incapaz. Tus músculos agarrotados no saben dónde van, no te obedecen.

Imagínate que te perdieses. A ti mismo. Que no supieses. Que no encontrases.

Imagina un vacío enorme. Un vacío que duele, un vacío que bloquea, que te hace dudar. Que te presiona hacia abajo.

 Y todo es pequeño. Y tú lo que más.

Imagina el final de un cuento. Imagina que el cuento continúa, y tú, desapareces. Te desvaneces sin más. Y pasas a mirar desde fuera. A mirar desde fuera su felicidad, su cuento, sin ti. Sin importar.

Te caes. Y no te puedes agarrar.

Y necesitas resucitar. 

Comentarios

El contenido de este blog está protegido mediante licencia Creative Commons a no ser que se especifique lo contrario.

Licencia Creative Commons



Entradas populares de este blog

La tarara

La chica de cristal

Los predicadores

La verdadera historia de Blancanieves

Enrededos en la lengua