Aproximaciones

Fuimos la sombra, la lluvia y el gris.
Fuimos los cuervos encaramados a las ramas. el dolor profundo de la pérdida, la guadaña de la muerte, la pena infinita, el dolor sangrante, el hambre de la guerra. La desolación y los cuentos inacabados. Nuestros propios cuentos que se quedaron sin porvenir, se les rompió el final. Se emborronó la tinta.

Fuimos el valor y el coraje, la ira contenida junto al miedo en la garganta. Masticamos la rabia y rumiamos el odio.
Lloramos ríos, mares y océanos, y nunca nadie vio resbalar una lágrima por nuestras mejillas.
La fuerza. El valor.

El dolor transmutó en fortaleza a la vez que recordábamos los brazos fuertes de nuestros hombres en la noche.

Terminamos exhaustas, sombras de un futuro roto y un pasado que todavía recordaba al terciopelo.
Empezamos de nuevo, presas del horror y la pena. Y nunca más volvimos a hablar de ello.



Comentarios

Publicar un comentario

El contenido de este blog está protegido mediante licencia Creative Commons a no ser que se especifique lo contrario.

Licencia Creative Commons



Entradas populares de este blog

Los predicadores

La chica de cristal

La tarara

La verdadera historia de Blancanieves

Enrededos en la lengua