Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2011

Mi persona.

Entré en el bar justo a las once en punto. Sabía que ella estaría esperándome, la puntualidad era una de las cualidades que las dos compartíamos.
Recordé la última vez que la vi, teníamos veintitrés años y compartíamos un café en el bar del pueblo. Esa fue la  tarde en que nos dimos cuenta de que todos nuestros lazos se habían roto, de que nuestras miradas habían dejado de ser cómplices y de que la persona que teníamos delante se había convertido en una completa desconocida. Y así fue cómo disolviendo sacarinas nos despedimos, para no volver a vernos más. 
Tal y como intuía ella me estaba esperando en una mesa. Sus ojos rajados me radiografiaron. Los míos le devolvieron el análisis. Su pelo había cambiado, su melena rizada y alborotada había sido sustituida por una más corta y seria. Más insulsa, como aquel último café. Su ropa era más cara, sus uñas estaban totalmente cuidadas y su maquillaje ofrecía un aspecto impecable. Yo seguía igual, y si ella notaba lo contrario no me importó …
El contenido de este blog está protegido mediante licencia Creative Commons a no ser que se especifique lo contrario.

Licencia Creative Commons