Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2011

Dolores Monforte

Se llamaba Dolores Monforte, aunque en el barrio se le conocía como la Lolita. Era una chica fácil, como comúnmente se suelen llamar a este tipo de chicas. Se abría de piernas ante cualquiera que le ofreciese un par de besos de alquiler y unas cuantas caricias a saldo. En cualquier callejón oscuro en el que pudiesen arrancarle la mitad de su ropa o la mitad de su alma, o en cualquier colchón que le ofreciese una almohada para vomitar sus sueños.
De tanto abrirse, se terminó cerrando, y dejó de tener corazón, o al menos, de sentirlo. Unos dicen que tan sólo era una mujer buscando ese te quiero que la hiciese encaramarse a las estrellas, otros que era una viciosa sin ningún tipo de amor propio que se regalaba por las esquinas, lo cual era todavía peor que venderse.
La última vez que la vi salía de casa de Don Manuel, uno de los vecinos del barrio que en los círculos de amistades alardeaba de su desprecio por los tullidos, por los locos y por las putas. Se bajaba la falda con una mano m…
El contenido de este blog está protegido mediante licencia Creative Commons a no ser que se especifique lo contrario.

Licencia Creative Commons