Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2011

Escribir

Mi vía de escape es escribir. Escribo si me duele. Si me ahogo o si me asfixio. Escribir para olvidar, aunque también escribir para no olvidar. Escribo si estoy triste, si me siento insegura o si mi mente paranoica está a punto de hacerme daño a mi misma. Escribir es mi terapia, mi manera de hacer que mi corazón lata más despacio cuando pierdo los nervios. Es la venda que me pongo para no sangrar. Ahora ya te has enterado, si te gusta léeme.

Que trata de Andalucía

Un mercado cualquiera de Andalucía. El bullicio llena la plaza del mercado. Las mujeres salen y entran con sus carros saludándose unas a otras. -¿Qué pasa Paquita? -Pues mira chica, aquí a ver si le compro al Pepe un arreglo pa’ el cocido ¿tu qué dices guapa? Los niños que se escapan de las manos de sus madres corretean de un lado a otro. -¡Pablo! ¡Me cago en la mar! Estate quieto ahí. ¡Ya no te lo digo más veces! ¡Qué la próxima te lo digo con la palma de la mano! Josú…el niño…¡qué no me dejará tranquila en to’ la mañana!¡ Los puestos se mezclan: las carnicerías, pescaderías, el famoso puesto de Martín el azafranero vendiendo aceitunas caseras al lado de los mil colores de la frutería… Desde fuera llegan los gritos de las gitanas de los puestos ambulantes -¡A euro!¡A euro tengo las camisetas, nenas!¡A dos los camisones! ¡Pa que te vea el marío y se caiga de culo primor! ¡A ver, morena!¡La de la cara de faraona! ¿No quieres tu un camisoncito reina mora? En la pescadería de Curro las clientas …
El contenido de este blog está protegido mediante licencia Creative Commons a no ser que se especifique lo contrario.

Licencia Creative Commons