Entradas

Mostrando entradas de julio, 2011

Contrato

Si tengo que marcharme prefiero que antes establezcamos las condiciones de mi partida. Para empezar, has de saber que nunca volveremos a vernos, no es malo, tan sólo es una realidad que ambos debemos aceptar. No quiero nada de cartas. No quiero nada de palomas mensajeras, no quiero las casualidades del destino que terminen llevándome a ti y lo que menos quiero (por nada del mundo) es una de esas horribles e inútiles despedidas que hacen que la gente termine con los brazos vacíos, las sonrisas rotas antes de llegar a nacer y los labios con sabor a pena. En la maleta me llevaré los remolinos de tu pelo, tu mal despertar de por las mañanas, el jersey aquel que me dejabas usar cuando tenía frío y los lunares de tu espalda. También quiero llevarme las noches y las charlas insulsas hasta el amanecer. Te cedo mi risa, mis despertares de por la mañana, sí, esos que tanto te gustaban (tú ya sabes de cuáles te estoy hablando). Te cedo mi receta secreta para hacer palomitas. Creo que no hay mucho…

Lavadoras

El agua cubría todo el suelo de la cocina. Otra vez había vuelto a pasar. Era la tercera vez en una semana que la lavadora me daba problemas. La ropa salía con las mismas manchas que entraba, se encharcaba el agua en el tambor dejando en mis prendas favoritas un hedor a tubería casi imposible de quitar, y ahora mi cocina parecía sufrir una inundación. Cogí la fregona para intentar solucionar aquel desastre. Recordé mis primeros lavados en la residencia de estudiantes, cuando éramos incapaces de hacer funcionar esas lavadoras que parecían sacadas de otro siglo. El técnico me dijo que la lavadora podría seguir funcionando si cambiábamos un par de piezas. -Una chapucita de nada señora y esto está listo en un santiamén. El problema es que las piezas se las tengo que pedir a la fábrica, que está en Alemania, y claro, ya sabe usted que esas cosas tardan y son caras. Ahora,que mucho más costoso resulta comprarse una lavadora nueva, y más ahora tal y como está la cosa, que yo se lo digo a mi señ…

Tiempo

Elige un momento. Almacénalo y recuérdalo para toda tu vida. Llévalo contigo. Elige ese momento que te corta la respiración, que hace que el mundo se pare y tu sigas girando a mil kilómetros por hora con los ojos cerrados. Elige el momento que te llena los bolsillos de felicidad y los ojos de sonrisas.Saborealo. Acarícialo. Hazlo tuyo. Hazlo eterno.
Olvídate del resto si es eso lo que quieres, pero acuérdate de concederte el tiempo necesario para ello.
Te deseo toda la paciencia del mundo.
La vas a necesitar.
El contenido de este blog está protegido mediante licencia Creative Commons a no ser que se especifique lo contrario.

Licencia Creative Commons